Café con aroma de América Latina

2008/11/09

cafe

Hoy por la mañana abrimos un paquete de café traido desde Nicaragua, su rico y exitante olor amargo, característico del café de América Latina reactivó mis circuitos cerebrales y me transportó a lo más profundo de mis recuerdos.

El poder de un simple olor me ubicó en el magnífico Puerto de Veracrúz en un desayuno acompañado con café. Un respiro más y fui poseída por imágenes de los cafecitos de la Condesa en la Ciudad de México. Rápidamente estaba en Oaxaca, disfrutando de unos exquisitos tamales de mole negro… ¿le sigo? No, mejor ahí le paramos.

Dicen que la mayoría de las personas son más conscientes de la dimensión visual de sus percepciones que de las olfativas. Sin embargo el olfato es de los sentidos más importantes y a su vez ligado a los recuerdos.

El novelista francés Marcel Proust en algún momento dijo que “después que la gente ha muerto, después que las cosas se han roto y desparramado…el perfume y el sabor permanecen en equilibrio mucho tiempo, como almas…resistiendo tenazmente, en pequeñas y casi impalpables gotas de su esencia, el inmenso edificio de la memoria”.

Billete mata carita, pero el olor mata a los dos, por lo menos en teoría. Según se dice, es más importante un olor que el aspecto físico. El aroma es una de las principales armas de seducción, es por ello que en una de mis clases de Semiología, analizamos el poder del olfato y mi maestro explicó la importancia del olor para escoger a la pareja. Entonces alguien puede explicarme ¿qué fue lo que nos atrajo a las latinas para casarnos con finlandeses?

Como lo pongamos, el olfato es un sentido enigmático a descubrir. Ya lo muestra el libro “El Perfume, historia de un asesino”, escrito por el alemán Patrick Süskind, uno de mis libros favoritos porque los olores han tenido gran importancia en mi vida.

El Perfume desde su comienzo muestra el evanescente reino de los olores al narrar la historia de Jean-Baptiste Grenouille, quien desarrolla el sentido del olfato al nacer encima de una montaña de pescados donde su madre trabaja. ¡Qué escena!

Jean-Baptiste descubre por primera vez una fragancia desconocida hasta entonces, un aroma que emana de una mujer. Entre su locura y ávido por sentirla olfativamente, acaba por estrangularla. A partir de entonces, el único objetivo en su vida será poder conservar la fragancia más pura que nunca había olido y continúa buscando otras mujeres para eternizar su olor en un frasco. 

Lo más excitante es poder guardar los olores más importantes de nuestra vida como Jean-Baptiste lo hizo. Por lo tanto, estoy ligada a mi cultura, a mi país y a mi gente a través del aroma del café de América Latina, soy entonces por naturaleza una esclava de los olores.

¡Santos recuerdos, peguenme peguenme, pero no me dejen!

Olores recreados visualmente por

Rocío Adelita de las Pistolas.

perfume2

Una respuesta to “Café con aroma de América Latina”

  1. Rocket Man said

    HOLA ADELITA:

    COINCIDO TOTALMENTE CONTIGO LOS AROMAS SON ALGO EXRAORDINARIO
    PUEDEN TRANSPORTARNOS EN SEGUNDOS A ALGUN LUGAR EN EL CUAL DISFRUTAMOS PASAR EL TIEMPO O CON ALGUNA PERSONA CON LA CUAL COMPARTIMOS ALGO ESPECIAL, EN LO PERSONAL SIMPRE RECUERDO LOS PERFUMES DE LAS MUJERES LIGADAS A MI DE ALGUNA FORMA
    LOS RECUERDOS PUEDEN PERDERSE ENTRE NUESTRA MEMORIA PERO LOS AROMAS LOS HARAN NUESTROS UNA VEZ MAS

    SALUDOS DESDE LA TIERRA DE LAS EXTORSIONES TELEFONICAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: