Ni aquí, ni allá

2008/12/05

 

Cuando escucho a los mexicanos quejarse del lugar donde viven, me pregunto si hay algo que realmente nos hace falta o estar bien en otra parte es una cuestión de actitud.

 

Los que viven en Finlandia se quejan del mal servicio que hay en restaurantes, de los doctores que no atienden como “se debe”, del frio, del clima, de la oscuridad, de los finlandeses poco expresivos, de las diferencias culturales con los esposos o esposas, de las familias (que no son familias como en México, porque en Finlandia cada quien vive su propia vida). Estos mexicanos tienen el sueño “guajiro” de regresan un día a su tierra y vivir como siempre habían vivido, y disfrutar de la familia, los amigos, la comida. Evitar limpiar o planchar porque en México se puede tener servidumbre a diferencia de Finlandia, donde los precios son tan altos y cada quien lo tiene que hacer, de lo contrario “sale un ojo de la cara”.

 

Los mexicanos que viven en México se quejan de los políticos, de la corrupción, de la obligada propina  a los parqueros o franeleros, a los meseros o limosneros, etc. Se quejan  de la inseguridad, de los secuestros, de los robos, de los agentes de tránsito (a quienes hay que darles “mordida” para evadir el pago de la multa). Odian a la familia de su pareja, a la suegra “metiche”, a  sus colegas y hasta la vecina chismosa. Son muchos los que darían cualquier cosa por salir del país, por tener mejor calidad de vida. Se emocionan y admiran a los que viven fuera por tener acceso a Finlandia, el país donde el nivel educativo es de los más altos, de los más seguros y donde la honestidad es uno de los principios más importantes.

 

México tiene cultura, historia y una gran variedad de recursos naturales, piramides, centros ceremoniales, ciudades coloniales y lugares turísticos excepcionales que no se encuentran en ninguna otra parte. Por su parte  Finlandia tiene sus propios recursos naturales y estilos de vida. México tiene lo que Finlandia no tiene y visceversa. Claro está que no podemos tener un país perfecto, porque aunque existiera, lo más seguro es que le encontrariamos un problema, porque el problema no es el lugar, sino nosotros, nuestra actitud que no nos permite vivir con mejor calidad de vida, estemos donde estemos.

 

Los dejo con un video que recibí por e-mail,  una opinión sobre como es el mexicano.

 

Con el cuerpo en una tierra y el corazón en la otra

 

Rocío Adelita de las Pistolas

 

 

5 comentarios to “Ni aquí, ni allá”

  1. ramo said

    Como es que atienden los restaurantes en finlandia? y Que es lo que los doctores les hacen?

  2. miina said

    creo que es dificil decidir donde se puede estar mejor… quiza uno jamas esta bien lejos de casa. a veces tampoco en ella. Felicidades, buen escrito.

  3. Lomas said

    Desde mi punto de vista, muy, pero muy personal, los meseros en Mexico son exageradamente amables, pero la razon es porque viven de la propina, tristemente, recordemos que los salarios son muy bajos. Si el cliente esta contento, por su puesto les dejara mejor propina. En Finlandia, los meseros no tienen la necesidad de esa amabilidad EXAGERADA!!!

    Por otro lado, creo que hay doctores buenos y malos en todas partes, lo que si puedo decir es que los doctores de America Latina son buenos porque alla hay todo tipo de enfermedades y por su puesto pueden detectar con mayor facilidad algun problema. Recuerdo cuando mi amiga, casada con un Suizo, paso por varios medicos en su pais y jamas le pudieron diagnosticar su problema, en cuando llego a Mexico, inmediatamente el doctor detecto que estaba enfermo de la tiroides. En ese momento el le dijo a mi amiga: “aqui los doctores son brujos”.

    Es por ello que cuando EU requiere de un buen medico para operar, llaman a los mexicanos (supongo que de otros paises de America Latina tambien) porque los gringos son buenos con la tecnologia, pero cuando esta les falla, entonces ahi es cuando acuden a nuestros paisanos.

    Es cierto lo que dice Miina, es dificil estar en casa y fuera de ella……

  4. lalo said

    es verdad yo kisiera cambiar la inseguridad y la corrupcion por el frio y obscuridad de finlandia……………………pero mekedo en mi tierra linda y mi ciudad del panico……………….

    buen escrito……:)

  5. LP said

    Me gustó mucho este artículo y pienso que el tema es muy importante. Yo soy finlandés y viví unos años en México y me enamoré del país (tambien de una Mexicana quien ahora es mi esposa…), México tiene tantas cosas buenas: su gente, la cultura, la comida, el clima, lugares que visitar etc etc. Viviendo allí me dió lástima que muchas veces los Mexicanos mismos no se fijaban en las cosas positivas sino en las cosas negativas.

    Pues la verdad es que yo hago lo mismo aquí en Finlandia, me quejo de los precios altos, los meseros, el clíma, los impuestos, de la selección nacional de hockey sobre hielo que nunca gana…

    Este artículo nos recuerada que cada país tiene sus problemas pero tambien sus cosas facinantes. No se trata de ignorar las cosas que hay que cambiar pero no tenemos que ser siempre tan negativos. Mi promesa para el año nuevo es ser más positivo y quejarme menos (salvo cuando no ganamos en hockey sobre hielo)!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: