Fenómeno Facebook

2009/02/08

¿Cuántas personas conoces que no tengan un perfil en Facebook? Seguro son pocas, yo particularmente, después de mis padres, sólo dos, quienes conscientemente han decidido no crear un perfil en este sitio o en  ninguna otra red social en línea y con razones bastante válidas.

¿Alguna vez has pensado qué pasa con toda la información con la que alimentamos a estas redes en línea?, ¿quién la usa?, ¿para qué?, ¿qué tipo de perfil y red estamos contribuyendo a mantener con la revelación de nuestra información personal, nuestros gustos, intereses, experiencias, imágenes, etc…?

Según algunos artículos sobre el futuro de la red, toda la información que ingresamos para hacer de nuestros perfiles más “completos e interesantes” (o dejar que todo el mundo conozca lo que hacemos y a qué hora lo hacemos), se utiliza para generar un  perfil más fiel sobre nuestros hábitos, costumbres y gustos. Tan fiel, que pronto comenzaremos a recibir catálogos en línea con sugerencias para leer, vestirnos, programas para computadora, etc., mismos que posiblemente no podremos negar, porque serán tan acertados y cercanos a nuestros gustos que tal vez terminarán siendo una compra segura ¡¡y ni siquiera podremos marcarlos como SPAM!!

Por otra parte, la información como la conocemos y la forma en la que se genera, posiblemente cambiará y los criterios para seleccionarla también. Con ésto me refiero a que será mucho más fácil publicar información que en la actualidad y los interesados podrán contribuir a generarla. La red dará pié a que los motores de búsqueda tengan la habilidad de “sugerir” esos contenidos y términos… pienso que quizá perderemos un poco de nuestro libre albedrío al conducir nuestras búsquedas mediante sugerencias que un sistema algorítmico genera.

¿Eres un MSN/ Facebook/ My Space adicto?, ¿cuántas veces visitas Facebook/ Hi5/ MiSpace/ Fotolog al día?, ¿consideras que podría ser peligroso un perfil muy completo en Facebook/Hi5? 
 

Fritania de las dos Cejas 

6 comentarios to “Fenómeno Facebook”

  1. Leí dos o tres artículos que presentas y me han parecido escuetos, pero muy agradables para la lectura express; de rápidito, mientras se toma café y preparamos el día con sus menesteres; entré por curiosidad; vi un comentario en el Universal y salté a la página. Las redes sociales nutren el mercado, cierto; pero también los egos personales; por eso, algunos somos adictos; también es una manera de promocionarnos en lo personal; un grupo de rock; un escritor, o un especialista en nada; o esos seres que se sienten únicos y que están agrupados con otros tantos que son lo mismo; y que por lo tanto, nutren un nicho de mercado… En fin ya fue mucho bla bla; ha sido un gusto leerte; un saludo y bonita vibra.

    • Mi estimada Palomita:

      Será que uste… quiere que le pregunten, ¿cómo está? Y se lo adelanto, Tequila Bajo 0º es una secta, ¡hecha y derecha!, ¿o qué?

    • Estimado Sr. Patiño:

      ¡Gracias por su comentario! Justo hoy nos tomamos un tequilita a su salud, por su buen comentario y por su ego Facebookero.
      Lo esperamos de regreso para que opine en mas posts…

      ¡Hasta la próxima!

      ¡Salu!
      Tequila Bajo 0º

  2. Palomita said

    Bueno, claro, es lógico, si subimos nuestras fotos somos personas mas interesantes y creamos un perfil tambien más interesante. Si hablamos de lo que hicimos, de lo que nos gusta, somos más cool como personas. Tenenmos la necesidad de ser famosos, que nos quieran y nos admiren. Nos gusta llamar la atencion cuando estamos tristes, claro en la vida real nadie nos pela, pero que tal en la red social? ahi todos nos preguntaran porque? Al cabo somos anonimos conocidos, con una pantalla de por medio y cuando nadie nos ve soltamos la sopa. Aunque al final todos sepan lo que pasa a nuestro alrededor. La soledad nos hace hablar de nosostros mismos. Se comienza poco a poco, es como en las sectas, primero pones una frase, despues tu vida completa y ahi estamos en el big brother virtual que nos vigila. Utilizan nuestras emociones y luego nos manipulan, nos venden lo que les pega la gana, y quien tiene la culpa? Nosotros, por dejarnos llevar por nuestros egos.

  3. Felipe said

    No sé por qué me pongo a escribir un comentario sobre este artículo en particular, ni siquiera me parece uno de los más interesantes de los del blog (leído bastante rápidamente y sin orden alguno). Sucede que me encontré con alguien en el gimnasio que me comentó que estaba llevando adelante este proyecto (sí, Fritania Bicéjala) y después de que se fue me quedé pensando en cuáles son los motivos que podría tener una persona para sugerirle a un desconocido que ingrese a revolver anónima e impunemente un registro de arbitrarios retazos de su vida-pensamientos-problemas-ilusiones-decepciones-alegrías-y-sinsabores. Me quedé con ganas de preguntarle. Hasta ese momento no conocía a nadie que escribiese un blog y no se me había ocurrido pensar en las razones que lo llevan a exponer y exponerse. Confieso que soy de los pocos dinosaurios que no participan de ninguna de las redes sociales tipo Facebook donde Helmut, un guardia de seguridad bávaro, puede pretender ser Charlotte, una bailarina francesa infeliz con su coreógrafo. Tengo, eso sí, una cuenta de msn abierta en mis primeros meses de exilio (me encanta esa palabra, aunque no se aplica en mi caso) con escasos 12 contactos de los que sospecho que 9 están fuera de servicio o simplemente me han bloqueado. No me importa demasiado, la abro sólo por accidente una vez por mes.
    Termino con mis detalles particulares y sigo con las reflexiones, ya que eso es lo que intentaba en un principio. En los 2 comentarios anteriores se menciona la palabra ego como impulso motor de la propensión a publicar-publicarnos en la red y, si bien admito que algo de eso puede haber, mi opinión (absolutamente infundada y sin ningún análisis serio) es que lo que posiblemente nos mueva a hacerlo es el miedo. El simple, primitivo y cotidiano miedo de estar solos y de quedarnos solos (se menciona esto tangencialmente en un post sobre el ansia). Al participar de un círculo virtual (fabuloso término nunca apreciado en su totalidad, ya que significa lo opuesto de real) alimentamos nuestra fantasía de tener compañía instantánea sólo con poner nuestro nombre de usuario. Algo así como llegar a un bar lleno de gente, decir “Hola, soy Charlotte” y por arte de magia mi soledad desaparece, mi angustia queda tapada por el ruido de las copas y la conversación de toda esa gente pretenciosamente alegre. Y yo me siento mejor, por un rato, hasta que apaguen las luces y me expulsen de la virtualidad, directo hacia la realidad. Realidad difícil, en particular para los que (también se habla de esto en otro artículo) viven en algún lugar bajo cero cuando han crecido acostumbrados a no planear las visitas, a golpear la puerta y entrar, sin tanto protocolo. Y no me refiero sólo a las puertas de las casas.
    Sobre lo otro, sobre lo que van a hacer con la interminable catarata de información que llueve sobre los servidores de los administradores de Facebook y MySpace, no me voy a detener a reflexionar. No tengo ninguna esperanza de que sea usado con buenas intenciones y tampoco creo que tenga valor alguno, sólo son reproducciones de vidas, la verdadera vida está afuera, donde ellos no llegan si no los dejamos. De este lado no hay password, sólo entras si te conozco. Me has roto el corazón pero no me engañas más, Helmut.
    Te deseo mucha suerte en tu batalla contra los miedos, espada en mano.
    Un Saludo,
    Felipe.
    PS: me salió un poco largo el comentario, sugiero no publicarlo.

  4. greta said

    Me asombró (positivamente) el comentario anterior a éste que escribo. Felipe, realmente coincido en que la verdadera realidad está afuera, y que el miedo a estar solos puede ser dificil, por lo que esa ilusoria sensación de estar contactados con mucha gente puede servir de -momentáneo- alivio.
    Puedo decir con mucho orgullo que mientras la mayoría de mis amistades y conocidos tenía cuenta en facebook, yo no. Por un lado sentía desconfianza y repulsión a la idea de que cualquiera pudiera enterarse de cosas mías, de ver fotos,etc; pero por el otro lado, realmente consideraba que los que se hacían una cuenta allí eran gente muy al pedo y con ganas de mostrarse. No sentía la necesidad de unirme a su clan,sino todo lo contrario (pedía a mis amigas que no subieran fotos en las que estuviera yo).
    No es que haya cambiado de opinión, simplemente hace un mes tengo una cuenta ahí. ¿El motivo? Supongo que no querer “quedar afuera”. Pero…¿afuera de qué? ¿Qué es lo que cambió respecto a los meses anteriores en que no tenía cuenta? Escuche siempre a mis amigas hablar sobre jueguitos de FB y nunca me interesó la idea.
    Mi motivo no fue el miedo a quedar sola (tengo perfectamente en claro que tener algún tipo de interacción con “amigos” de FB no me hace sentir menos sola),sino (creo) quedar al márgen. Suben fotos en las que aparezco yo y me encontraba totalmente al margen. Me creé una cuenta. ¿Resultados? Sigo detestándo esa página, pero es como un vicio. Espero poder ocupar mi tiempo en algo que me haga volver a pensar como lo hacía antes (vale aclarar que ninguno, absolutamente ninguno de los “amigos” que tengo del sexo opuesto me interesan, y mis amigas es al pedo tenerlas, porque tengo una relación real en carne y hueso).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: