Un sábado cualquiera

2009/05/01

El post de hoy se basa en hechos reales, las fechas y algunos nombres no corresponden. Sin embargo, Dra. CJ’s (cejotas) fue el nombre que adopté mientras tuve el placer de ser “doctora de la risa” en Risaterapia. No tuve fuerzas suficientes para ayudar como doctora activa en visitas a los hospitales, decidí ayudar de otra manera hasta que el tiempo y el trabajo me lo permitieron.

Este post tiene la intención de ayudar a la distancia y platicarles sobre uno de mis días, quien sabe… quizá inspirar curiosidad en todos ustedes sobre cómo poder ayudar.

Sábado 4 de abril, 2005. Me levanté como cualquier otro sábado en esa época para irme tempranito a Risaterapia. Llevo mis pinturas, mi bata y mi sombrerote. Minutos después de llegar estamos todos frente al espejo pintandonos las caras. Yo me pongo “lagrimitas” y acentúo mis cejotas; llegó la Dra. CJ’s, Fritania se quedó dormida en casa, en una vida que no le gusta.

Arranacan las dinámicas y todos nos divertimos un montón, nos reímos y  hacen buenas bromas sobre mi sombrerote. Lo compré en el Museo del Niño cuando visité una exposición sobre el Circo, es inconfundible. Después de las dinámicas estamos listos para irnos, nos subimos a la “Ambulancha” y “¡vaaaaamonoooos!”

Llegamos al hospital donde estamos de rotación ese trimestre, presentamos nuestras identificaciones y cruzamos el área de consulta externa. Pablo, un niño que esparaba a su doctor junto con su mamá, nos vé pasar desde uno de los consultorios. Se emociona y comienza a jugar, nos provoca y jalonea nuestras batas, la Sra. Otriz, mamá de Pablo, está sentada al fondo del cubículo. Está muda y su cara no revela nada. Pablito es un niño fuerte, nos jalonea con fuerza, y tiene el pié pesado, nos planta cada pisotón… corre a esconderse con carcajadas a todo pulmón. La Sra. Ortiz sentada al fondo sigue callada, su cara no revela nada.

Unos minutos después llega el doctor de Pablo con un sobre, que supongo está lleno de análisis. Se lo entrega a la mamá de Pablo y los dos se despiden, no sin antes recibir el último pisotón de Pablito, el más grande… de ese día.

Momentos después el doctor nos revela que Pablo acaba de ser diagnosticado con leucemia… comienzo a sentir el corazón pesado.

Llegamos al pabellón y saludamos a algunos viejos conocidos. Con tristeza cuento los días que han pasado ahí. Arrancan las dinámicas y comenzamos a dibujarles sonrisas y provocarles risotadas a todos los niños. Jugamos un rato, cantamos, coloreamos, jugamos carreritas con los niños en la espalda. Corro y corro pero el ¡Dr. Choco-latino es mucho más rápido que nosotros! No puedo alcanzarlo y nos gana todas las carreras, los niños se divierten y quieren más. La espalda me está matando, y pienso… “uff… ¡este niño si que pesa!, ¡ja, ja!” me río con todos ellos, la verdad que la estoy pasando bien.

Vamos de un pabellón a otro, los que pueden nos siguen en el recorrido, llegamos al pabellón número cuatro cuando unos gritos desde el fondo del estómago, desde la garganta, desde lo más profundo del alma terminan por romperme el corazón… había estado llorando desde hace un buen rato, recuerdo escuchar los gritos a distancia. Se había quedado dormidita, pero al entrar nosotros despertó y comenzó a quejarse de dolor de nuevo.

Carolina lleva varios días en recuperación. Acaba de perder la pierna a causa de una larga lucha contra la leucemia. Llora de dolor… le duele la pierna que ya no está… Ahí es cuando todo me falla, ni mi disfráz, ni mi maquillaje o mis juegos pueden aliviar su dolor ni distraerla de su llanto. Me paro junto a su papá a un lado de la cama y junto con él comienzo a acariciar el aire, el espacio donde Carolina apunta que le duele…

En México el cáncer en menores de 21 años ya es la segunda causa de muerte y es altísimo el porcentaje de gente que no es diagnosticada y fallece sin llegar a las estadísticas. Son en su mayoría niños. Existen muchas maneras de ayudar, Risaterapia es una de esas. Vale la pena intentarlo.

Quizá la palabra que encontrarán definida  a continuación (directito del Diccionario de la Real Academia Española) explique mejor lo que haría de nuestra existencia algo verdaderamente felíz.

altruismo.

(Del fr. altruisme).

1. m. Diligencia en procurar el bien ajeno aún a costa del propio.

Con nariz roja y el corazón hinchados y rojos (sin influenza) y muchos y muy buenos recuerdos de los huesitos de la risa que logré encontrar durante mi tránsido por Risaterapia,

Fritania de las dos Cejas

 

http://www.risaterapia.org

8 comentarios to “Un sábado cualquiera”

  1. popis said

    si todos nos pintaaramos de payasos cada mañana,no necesariamente de la cara solo en el pensamiento, podriamos hacer felices a las personas que nos rodean…..por que la la felicidad trae mas felicidad…
    hablando de felicidad un chiste para todos aquellos amargetas……..

    Estaba el cura dando la misa en la iglesia, y dijo:
    En este pueblo se ha perdido la fe.
    Y responde un borracho en voz alta:
    ¡Pues de aquí no sale nadie hasta que aparezca!

  2. su admirador said

    Querida Fritania de las dos cejas:

    Tu Un sábado cualquiera me ha dejado una doble impresión. Por un lado muestra un aspecto muy humano de gente que muchos ni nos imaginamos que exista; y por otro como que siembra la inquietud del “¿que tal que a mí (o a algún pariente) me alcanzara el cáncer”? De cualquier manera, la impresión que tu post me causó fue favorable por sencilla y humana.

    Y también me hizo recordar, en algo, el poema Reír llorando del mexicano Juan de Dios Peza, que vivió entre los siglos XIX y XX. Para no alargarme sólo escribo los tres últimos cuartetos del poema. Van con mis saludos:

    ¡Ay! ¡Cuántas veces al reír se llora!
    ¡Nadie en lo alegre de la risa fíe,
    porque en los seres que el dolor devora,
    el alma gime cuando el rostro ríe!

    Si se muere la fe, si huye la calma,
    si sólo abrojos nuestra planta pisa,
    lanza a la faz la tempestad del alma,
    un relámpago triste: la sonrisa.

    El carnaval del mundo engaña tanto,
    que las vidas son breves mascaradas;
    aquí aprendemos a reír con llanto
    y también a llorar con carcajadas.

    Un admirador

    • Mi estimado admirador… todos somo vulnerables, al cancer, a la influenza… pienso que todas esas son cosas que suceden por simplemente vivir, lo que si no creo que podamos permitir es contagiarnos de indiferencia. Gracias por tu comentario, siempre es bueno leerte por aquí.
      Salud-os!
      Fri

  3. alejandra said

    Creía, que ya no existían corazones tan buenos y amorosos como fritania de las dos cejas. Ojalá, esta experiencia sirva para sensibilizar a los que tengan el placer de leerte. Felicidades.

  4. Paloma said

    Fritania,

    Sin lugar a dudas es una historia muy conmovedora. Son de esas situaciones que nos hacen pensar y reflexionar sobre todo cuando estamos convencidos que nuestro vida no tiene sentido o que somos las victimas de la sociedad en que vivimos. Pero no, hay problemas mas fuertes como estos y sin embargo vemos a grandes personas con incapacidades diversas o enfermedades luchando cada dia, con la fortaleza que ya quisieramos tener aquellas personas sanas. Esta historia que cuentas es una verdadera enseñanza de la vida para todos aquellos que creen que la vida ha sido injusta.

    Tengo una pregunta: ¿Cuál ha sido el impacto que está experiencia ha tenido a lo largo de tu vida?

    Saludos

    • Como diría mi abuela, “…cada cabeza es un mundo, cada problema del tamaño de tu cabeza…”
      Situaciones así te ponen a pensar, y luego uno regresa a sus problemas originales, no que sea bueno, simplemente, creo yo, normal.

      Pero si eventos así pasan por tu vida y no te “raspan la cara”, entonces si, tu vida tiene poco sentido. Así que en respuesta a tu pregunta, si, me cambió. Supe que me faltan fuerzas, tembién que se puede ayudar de muchas maneras y sobre todo, que el atruismo es algo que puede cambiar al mundo.

      Saludos… palomita
      Fri

  5. Fritania, la risa es el alimento para todos los seres humanos, gracias por repartir un poco de risoterapía, pese a la Influenza seguiremos tratando de reirnos un sábado o lunes, martes…todos los días.

    Saludos desde

    Las tres y un cuarto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: