¿Qué es el narco? Tienes que buscar en el diccionario la palabra narcotraficante, obvio trata del que trafica con narcoticos. O bien, del diccionario directo:

narcotraficante

com. Persona que se dedica al comercio ilícito de drogas tóxicas en grandes cantidades.

El narcotráfico ha resultado un mercado en crecimiento, “fuerte y sostenido” tal como nos gustaría que se comportaran otros mercados, sobre todo en este año. ¡He! Todos sabemos que esto del narco va más allá del simpleme comercio ilícito de sustancias tóxicas, como ya hemos mencionado, es un modo de vida. Toda una industria desarrollada en torno a la venta de estupefacientes que los cárteles, auspiciados por nuestro gobierno, controlan. Alrededor de los cárteles existen grupos que tan sólo se dedican a hacer posibles las ventas y transacciones como tal, es decir, “limpiar camino, ajusticiar y cobrar” cuentas y deudas pendientes. Hay varios grupos así, uno de los más conocidos es Los Zetas en Tamaulipas o La Familia en Michoacán, y otros más en otros estados.

Son este tipo de grupos los verdaderos creadores de la mafia como la conocemos, de la cosa nostra con botas. Hoy en día la “recaudación tributaria” de grupos como Los Zetas radica en aterrorizar a la gente de su entorno y cobrar por una supuesta protección. Traducido a lenguaje coloquial “pásame una lana para que no le haga nada a tu negocio o familia…”. Como estos grupos hay varios y se dividen al país. En Sonora están Los Números, en Tamaulipas Los Equis, y así.

Todo esto me recuerda a un número de Reporte Índigo en el que entrevistaban a un ex-alcalde de colombiano, quien hablaba del grave problema de violencia y de la industria del secuestro, que hizo tan infame a Colombia en sus peores momentos. Hablaba de la manera en la que Colombia logró romper su círculo vicioso.

Todo se concentró en las manos de la población civil. El trabajo se hizo en casa, el plan maestro era la denuncia anónima, sacudirse el miedo y agudizar al máximo la conciencia colectiva, tener la certeza de que el remedio para conservar la paz en las calles, las casas, el negocio y el pellejo, estaba en la sociedad misma. Poco a poco, la sociedad fue rehabilitándose, y fue creciendo para hacerse fuerte. Confiaron los unos en los otros. Al final del día, confiaban en que su vecino velaba por ellos, y ellos por su vecino…

cabezas20colgantes1

Con un ataque de conciencia,

Fritania de las dos Cejas

Anuncios